Antonio Banderas, emoción y orgullo andaluz al recibir el premio Carmen en su tierra

Rodeado de artistas andaluces, el actor malagueño recogió el galardón de honor a toda su trayectoria en el Teatro Cervantes de Málaga

 Antonio Banderas vivió una noche mágica tras recibir el Premio Carmen de Honor en el Teatro Cervantes de Málaga. Un día después de celebrarse una noche de reencuentros y vestidazos en los premios Feroz en Zaragoza,  el actor, director y productor malagueño recogió el premio a toda su trayectoria, una vida dedicada por y para el cine y la cultura, en la primera edición de estos galardones de la Academia de Cine de Andalucía celebrados en Málaga. El cineasta agradeció el galardón y destacó el amor por su tierra y la necesidad de compartir el arte con el público.

«Me emociona veros», comenzaba su discurso dirigiéndose a los espectadores del Cervantes. «Este premio se lo dan a los viejos, pero me gusta mucho», bromeaba mientras ensalzaba los valores de Andalucía.  «Tenemos un gran plató que es nuestra propia tierra»  y «yo no puedo vivir sin música, sin literatura, sin poesía, pintura, teatro ni cine. Por lo tanto somos esenciales, somos una sociedad real potente y fuerte que se construye desde la cultura y la educación», concluyó en medio de una gran ovación del público que se puso en pie para aplaudirle. Entre los asistentes se encontraban destacados artistas de la cultura andaluza como la sevillana Belén Cuesta, el cordobés Fernando Tejero, el gaditano Álvaro Morte, la jienense Natalia de Molina, los malagueños Maggie Civantos y Fran Perea, así como Ingrid Garcia-Jonsson, de padre sevillano y madre sueca, entre otros.

La gran triunfadora de estos premios fue la película La hijade Manuel Martín Cuenca, que obtuvo cuatro galardones en los premios de la Academia del Cine Andaluz -mejor película, dirección, guion y maquillaje y peluquería- en una ceremonia retransmitida por Canal Sur TV en una gala presentada por Adelfa Calvo y Pedro Casablanc. Este filme finalmente se impuso a La vida era eso, la ópera prima de David Martín de los Santos, que se llevó dos premios – dirección novel y mejor actriz para Petra Martínez. Y el galadón al mejor actor recayó en Antonio Dechent por la cinta Hombre muerto no sabe vivir, una película de acción cargada de tintes de cine negro dirigida por Ezekiel Montes y  ganadora además del premio a los mejores efectos especiales.